Ignacio Perez Certucha, Carolina Castañeda Van Waeyenberge y Nadjib Achaibou, CDMX, (2020) - Cartografías Olfativas es un proyecto digital, performativo y arquitectónico que entiende a la disciplina como una experiencia kinestésica, ubicando al potencial usuario en el centro de su reconstrucción sensorial. Cartografías olfativas es un proyecto de asociaciones mentales, que utiliza medios alternativos para establecer referencias visuales con lugares precisos. El olfato, uno de los sentidos más alejados de la experiencia arquitectónica clásica, cumple una función vital para el proyecto; sus registros subjetivos sirven para estructurar recuerdos personales, establecer asociaciones con los lugares y reconstruir ambientes. Esta pieza performática busca diseñar a partir de elementos abstractos, lugares reales reconstruidos en un entorno digital, mediado por el diseño y la administración de la memoria colectiva recopilada en mapas e información visibles, que pueden entenderse como referencias válidas de una experiencia espacial contemporánea.

CONOCE MÁS SOBRE CARTOGRAFÍAS OLFATIVAS

Les preguntamos a Ignacio, Carolina y Nadjib sobre Cartografías Olfativas y la relvancia de represetnar arquitectura y la ciudad a través del olfato.

CAROLINA CASTAÑEDA VAN WAEYENBERGE

Carolina C. Van Waeyenberge es artista olfativa, comunicadora digital y creadora de la marca de piezas y aromas Narcisa.

IGNACIO PÉREZ CERTUCHA

Desde una contradicción sensible entre lo natural y lo industrial, su arquitectura explora la identidad de cada lugar sirviendo con emociones y sorpresas a la gente que la habita. Sus espacios buscan acariciar algún pedazo de memoria, tocar un sueño y oler la sombra de los deseos, construyendo experiencias sensoriales en cada territorio trabajado.

NADJIB ACHAIBOU

De familia Argelina, nacido en Francia, y adoptado por México, Nadjib Achaibou es perfumista industrial y también se dedica a contar historias olfativas en teatros y museos, experiencias de realidad virtual o instalaciones artísticas.

¿Cuál es el origen del proyecto?

Reflexionar y abrir el diálogo en torno a los olores como fenómenos sociales en la producción de territorio y paisaje. Ver la respiración y los aromas como cualidades de habitabilidad. La crisis actual nos puede quitar el olfato (Covid-19), o hacer que un lugar tenga que cerrar y su olor desaparezca. Aislados se genera nostalgia, no solo de espacios en los que solíamos convivir con seres queridos, también de los olores y sabores guardados en nuestras memorias.

 

Queremos entender cómo es que el espacio construido sostiene nuestros recuerdos y emociones a través de los olores y cómo desde ahí podemos pensar en futuros ideales.

 

¿A qué queremos que huela el futuro?

¿Se puede hacer arquitectura con olores/perfumes?

¿Qué relaciones existen entre el olfato, los lugares y la memoria?

Creemos que existe una relación estética y política entre el olfato, el espacio y el tiempo determinada por los mecanismos de producción social. 

 

Los olores crean asociaciones espontáneas que no permiten disfrazar el recuerdo. Hay mucho que no podemos entender pero queda grabado en nuestra memoria sensorial. El olor de las palomitas está directamente ligado a salas de cine. Más allá del marketing, que nos ha demostrado que ciertos olores ayudan en identificación venta y productividad también es interesante cuestionar de dónde vienen esas asociaciones ya que pueden ser fuente de placer pero también ayudar a desmantelar prejuicios.

¿Qué es Cartografías Olfativas?

Un ejercicio semiótico entre la arquitectura, la nostalgia y la utopía que explora las maneras en las que el olfato ancla en nuestra memoria, los espacios que habitamos y proyecta en nuestro deseo los lugares que soñamos.

 

Un juego de sensorialidad, ubicación y ritmo en la poética de respirar y de habitar que sugiere asociaciones estéticas, pero que da la libertad al público de interpretarlas para dejar de ser sólo lectores del territorio y convertirse en operadores del paisaje.

 

Cartografías Olfativas pretende ser una plataforma digital y colaborativa de referencias geográficas y conceptos olfativos que busca provocar conversaciones en torno a la materialidad de los espacios y su relación humana.

¿Por qué elegir el olfato para representar lo urbano?

La arquitectura huele, y nuestra obsesión visual nos ha despojado de ese sentido.

¿Cómo oler sin miedo la ciudad?

 

El olor nos indica y nos recuerda que respiramos, que compartimos espacio con otras personas y elementos; los lugares huelen a lo que sucede en ellos y de lo que están hechos; pero los olores no duran para siempre y la arquitectura no se construye sola.

¿Cómo relaciona su práctica con la arquitectura? y ¿Cuál creen que sea su impacto en el futuro de la disciplina?

Han existido algunos intentos de arquitectura y olfato, un ejemplo célebre es La Cité de Refuge de Le Corbusier y Pierre Jeanneret (1929–1933) que proporcionó un enfoque moderno del olor y la alteridad, el aire y el espacio. Al arquitecto tomar conciencia del olfato puede tomar decisiones para generar ambientes más cómodos. Considerar, sin tratar de controlar, ciertos factores a nivel material o ventilación. En esta época de pandemia se vuelve en un tema aún más relevante. 

 

Ojalá estas cartografías olfativas estimulen reflexiones sobre el futuro.

REFERENCIAS
¿Te interesa el trabajo de Cartografías Olfativas?
Estos son algunos textos que han inspirado su práctica (Descarga los PDFs)
FANTASIA_edited.jpg

Fantasia

Bruno Munari

WALKSCAPES_edited.jpg

Walkspaces: El andar como práctica estética

Franceso Careri

Dicen%20las%20jacarandas_edited.jpg

Dicen las jacarandas

Alberto Ruy Sánchez

deconstruir_con_aromas.jpg

Andamios olfativos. Construir con aromas

Izaksun Díaz Fernández

La%20ciudad%20generica%20(1)_edited.jpg

La ciudad genérica

Rem Koolhaas

SUCEDE%20QUE%20YO%20SOY%20AMERICA_edited

Sucede que soy América

Rosa Chávez

SMELLY MAPS DICTIONARY.jpg

Smelly Maps Dictionary

Daniele Quercia, Rossano Schifanella, Luca Maria Aiello, Kate McLean